Fisioterapia en el deporte ¿Qué es y qué lesiones trata?

por Dic 3, 20200 Comentarios

La sociedad de hoy en día está cada vez más interesada en cuidarse y la práctica regular del ejercicio es una de las mejores maneras de conservar un buen estado de salud, por eso ha aumentado el número de personas que realizan deporte, desde ir al gimnasio, salir a correr, ir a clases de Pilates o yoga, nadar o realizar cualquier tipo de deporte en equipo. Pero si nos movemos de una manera inadecuada y no trabajamos el cuerpo correctamente, aparecen dolores y lesiones musculares, y es aquí cuando un familiar o amigo nos dice: “conozco a un FISIO que te puede ayudar“.

En el post de hoy os vamos a hablar sobre la fisioterapia en el deporte, un tipo de especialización que actualmente está en auge debido al gran número de lesiones que aparecen tras practicar cualquier variedad de deporte. Aun así, no debemos olvidar que los beneficios de la actividad física superan ampliamente los problemas físicos ocasionados por las lesiones.

La fisioterapia en general, es conocida por tratarse de una profesión sanitaria que abarca diferentes modalidades de tratamiento físico como son las descargas musculares, los estiramientos, los masajes, la electroterapia, las movilizaciones pasivas y activas, los ejercicios y la educación al paciente para volver a sus actividades de la vida diaria con normalidad.

Pero dentro de esta profesión, nos encontramos con diversas especializaciones, como son la fisioterapia musculo-esquelética o del aparato locomotor, la fisioterapia neurológica, la cardiopulmonar, la pediátrica, la geriátrica, la fisioterapia en obstetricia y la fisioterapia en el deporte entre otras. Y es esta última en la que vamos a centrar el post de hoy: os vamos a describir este tipo de modalidad y qué lesiones abarca.

QUÉ ES LA FISIOTERAPIA EN EL DEPORTE

La fisioterapia en el deporte es el conjunto de técnicas y actuaciones que mediante la aplicación de agentes físicos previenen, recuperan y readaptan a aquellas personas que han sufrido una disfunción del aparato locomotor, producidas por la práctica de ejercicio físico tanto si es un deporte de base, amateur, de salud, de élite o alto rendimiento. Como fisioterapeutas, nuestro papel es actuar en estos tres campos anteriormente citados: en la prevención, la recuperación y la readaptación.

En primer lugar, debemos saber que con un buen trabajo preventivo podríamos evitar muchas lesiones, por eso debemos asesorar a los deportistas o población activa de los malos hábitos que podemos adquirir y pautar algunas normas para evitar lesionarse. Con un tratamiento preventivo mejoraremos y trabajaremos la condición muscular del deportista, evitando las sobrecargas y corrigiendo malos gestos, y trataremos la musculatura a través de descargas musculares o tonificando. Los beneficios obtenidos con el trabajo preventivo son múltiples, ya que evitaremos el riesgo de lesión, se mejorará el rendimiento deportivo, aumentará su elasticidad y habrá una mayor adaptación al esfuerzo.

En segundo lugar, la fisioterapia en el deporte tiene un papel de vital importancia en la recuperación de las lesiones producidas por su práctica. En este aspecto, se debe realizar un tratamiento de la lesión primaria y buscar otras lesiones que pudieran estar asociadas. Para conseguir una buena recuperación es fundamental conocer el tipo de patología que presenta el paciente y sus límites fisiológicos ya que el tejido necesita unos plazos determinados para regenerarse. Es por eso que siempre decimos que “las prisas no son buenas”. Las técnicas más comunes que se utilizan en el campo de la fisioterapia en el deporte son la terapia manual, la electroterapia o termoterapia, la recuperación funcional, el kinesiotaping, la punción seca o el vendaje funcional entre otros.

Por último, la readaptación es un papel importante que desempeña la fisioterapia en el deporte. Se trata del proceso en el que el deportista va tomando contacto de nuevo con el deporte y se prepara para la vuelta a su práctica deportiva adaptándose a su nueva condición, una vez se ha recuperado de la lesión. El fisioterapeuta tratará de realizar una buena planificación de los entrenamientos  trabajará con ejercicios de estabilidad articular, trabajo propioceptivo, estiramientos y fortalecimiento.

Si puede realizar una buena prevención, recuperación y readaptación a través de las diferentes técnicas citadas, pero la evolución dependerá del tipo de lesión, de la gravedad y de las necesidades que presente el paciente.

Fisioterapia en el deporte 2

QUÉ LESIONES TRATA LA FISIOTERAPIA 

A través de la fisioterapia en el deporte podemos tratar diferentes tipos de lesiones, y las más comunes con las que nos encontramos tras la práctica deportiva son las roturas fibrilares, las tendinitis, los esguinces, condromalacia rotuliana u osteopatía del pubis entre otras. Vamos a ver en cada una de ellas los aspectos más relevantes a tener en cuenta.

Roturas fibrilares:

Las roturas fibrilares consisten en el desgarro de un músculo que ha sido sometido a una tensión brusca, por un sobreestiramiento o una contracción.  La fisioterapia tiene el objetivo de romper el círculo vicioso del dolor, favorecer la difusión y eliminación del hematoma, conseguir una buena vascularización para producir una buena regeneración tisular y de la cicatriz y favorecer la orientación en paralelo de las nuevas fibras.  En su tratamiento se incluye la crioterapia (aplicación de hielo), vendajes funcionales, contracciones isométricas para buscar la posición de acortamiento del músculo, estiramientos activos y pasivos, ejercicios progresivos de refuerzo y realizar un trabajo de propiocepción.

Fisioterapia en el deporte 5

Tendinopatías:

Las tendinitis junto con las roturas fibrilares son las lesiones más frecuentes que suele tratar la fisioterapia en el deporte y concretamente las tendinitis ocupan el 15% de los motivos de consulta en traumatología deportiva. En las tendinitis aparece un cambio morfológico del tejido conjuntivo del tendón, una inflamación de las estructuras peritendinosas y una hipervascularización. Como no siempre hay inflamación en el propio tendón, actualmente se le denominan tendinopatías.

Los tendones con más afectación  son el del manguito de los rotadores, del tendón rotuliano y del tendón de Aquiles.

Como fisioterapeutas debemos realizar una buena exploración clínica para encontrar el diagnóstico y realizar posteriormente un buen tratamiento, teniendo siempre en cuenta la localización, la gravedad y el tiempo de evolución de la lesión. Es importante destacar que debemos tratar los propios síntomas de la lesión utilizando técnicas de descargas musculares, estiramientos o de puntos gatillo, pero también hay que tener en cuenta los desequilibrios biomecánicos que han producido la lesión.

Fisioterapia en el deporte 6

Esguinces:

Los esguinces se producen por una distensión o una rotura de los ligamentos. Los más comunes que nos encontramos en la fisioterapia del deporte son el de tobillo y el de los ligamentos laterales o cruzados de la rodilla. Por lo general nos encontramos con tres tipologías:

  • Esguince de primer grado: es el resultado de la distensión del ligamento. La inflamación es mínima y se puede iniciar la actividad física en una o dos semanas.
  • Esguince de segundo grado: los ligamentos se rompen parcialmente y se produce una inflamación inmediata. Generalmente se precisa de un periodo de reposo de tres a seis semanas antes de volver a la actividad normal.
  • Esguince de tercer grado: es el resultado de la rotura completa del ligamento. Se precisan ocho semanas o más para que el ligamento cicatrice.

Para tratar los esguinces, vamos a tener como objetivos disminuir el dolor, disminuir el edema y recuperar la movilidad articular completa y la fuerza muscular. Una vez logrados los objetivos, trataremos de potenciar la musculatura estabilizadora, flexibilizar las estructuras acortadas producidas por el esguince y trabajar la propiocepción. Es fundamental conseguir una recuperación en su totalidad, ya que se podrían producir recidivas, es decir, que se sufra de manera constante nuevos esguinces. 

Fisioterapia en el deporte 3

Condromalacia rotuliana:

Esta lesión consiste en el desgaste y reblandecimiento del cartílago de la rodilla que se sitúa entre la rótula y el fémur debido al roce continuo entre estos dos huesos durante los movimientos que realizamos. Se suele producir por movimientos repetitivos con impacto sobre la articulación, provocando la compresión del cartílago y su posterior desgaste. 

Es importante analizar la biomecánica de la persona que padece esta lesión, ya que también podría estar producida por desequilibrios del pie o una mala pisada que provoca una posición incorrecta de la tibia y hace que aumente el roce entre la rótula y el fémur. Una inestabilidad lumbar o pélvica también favorecerá una mala biomecánica, especialmente al hacer deportes de alta intensidad que requieran carrera y saltos. Es por esto, que debemos realizar una buena exploración para determinar el posible origen de la lesión.

A nivel fisioterapéutico, vamos a realizar un tratamiento de potenciación de los cuádriceps, isquiotibiales y de toda la musculatura lumbo-pélvica, se trabajará la elasticidad y la movilidad de las articulaciones de la cadera, rodilla y tobillo, y se hará un trabajo propioceptivo y equilibrio.

Fisioterapia en el deporte 6

Pubalgia:

Las pubalgias hacen referencia a un dolor intenso en la zona púbica que puede irradiarse hacia la parte inferior del abdomen o hacia el muslo. Esta lesión aparece en deportistas que usan en exceso las extremidades inferiores en su práctica deportiva, como por ejemplo los futbolistas. Se suele producir por desequilibrios musculares entre la musculatura abdominal y los aductores, donde se genera una fuerza de tensión en dirección opuesta y genera una hipermovilidad de la articulación del pubis. En su tratamiento se incluye la crioterapia, descargas musculares, estiramientos y flexibilización de la zona y fortalecimiento de la musculatura abdominal y aductora. 

CONCLUSIÓN DE FISIOTERAPIA Y DEPORTE 

Como ahora ya sabemos, la fisioterapia en el deporte trata todas aquellas disfunciones o lesiones del aparato locomotor producidas por la práctica del ejercicio físico y tiene como objetivo prevenir, recuperar y adaptar a la persona lesionada. Es importante destacar que realizando una buena prevención, evitaremos que aparezcan lesiones tras la práctica deportiva, pero en algunas ocasiones es inevitable su aparición, así que en ese caso se debe conseguir su recuperación total, ya que de esta manera evitaríamos recidivas, es decir, que se sufra la misma patología de manera constante.

Son infinitas las lesiones que aparecen por culpa del deporte. Hemos podido ver que las más comunes son las roturas fibrilares, las tendinopatías, los esguinces (destacando el esguince de tobillo y el de los ligamentos laterales o cruzados de la rodilla), la condromalacia rotuliana y las pubalgias, y debemos destacar que muchas de les lesiones que trata la fisioterapia en el deporte son producidas por impacto (todos aquellos deportes que incluyan carrera y salto), por eso es importante que una vez nos recuperemos, se fortalezca la musculatura profunda de nuestro cuerpo para darle estabilidad a través de otro tipo de entrenamiento como por ejemplo, el Pilates. Si esta musculatura está potenciada y con estabilidad, disminuiremos el riesgo de lesionarnos. 

Si te has sentido identificado con alguna de estas lesiones o en algún punto de la descripción de este blog y crees que un profesional de la salud puede ayudarte, no dudes en ponerte en contacto con un fisioterapeuta de confianza  que esté especializado en la rama deportiva, porque debemos cuidarnos y conservar un buen estado de salud, pero sobretodo, se debe hacer de la manera más sana posible.

0
0,00
MI CARRITO
Empty Cart